Energía 100% verde

Blog

Cambiar de compañía eléctrica: ¡Tú puedes¡

Érase una vez, un pequeño gran país en el que el teléfono, el gas y la luz solo podían contratarse a una compañía, y el agua era un “tema municipal”. Por suerte, esta época ya es pasado. Queremos ser los primeros en decirlo: ¡Bienvenidos al mercado libre! ¡Tú puedes!

En pleno siglo XXI, los monopolios están casi extinguidos. Y esto es muy positivo para la economía y para los servicios que recibimos como clientes (“¿Por qué cuidar a los consumidores si no pueden ir a ninguna otra compañía?”). Y la luz no es una excepción. ¿Sabías que desde el año 2003 puedes cambiar de compañía cuando quieras?

Venciendo los miedos

Todos recordamos aún cuando nos cambiamos por primera vez de compañía de móvil, o de internet: problemas de conexión por aquí, problemas de cobertura por allí, inseguridad, desconfianza… Y la pregunta que nos viene a la mente es: ¿Si cambio de compañía eléctrica me quedaré sin luz? La respuesta es clara y rotunda: No (nunca, never, nie, jamais, 从来没有…)

Aunque podemos elegir libremente nuestra comercializadora eléctrica, la infraestructura, es decir, los cables por los que llegará la energía que consumes, serán los mismos (como ocurre con el gas). Económicamente no es sostenible tener varias redes que transporten energía, así que existe una única red. Esto significa que si hasta ahora teníamos un buen suministro y nos cambiamos de comercializadora, seguiremos teniendo un buen suministro.

¿Y seguro que nunca me quedaré sin luz?

No, para nada, nunca nunca… Cambiar de comercializadora nunca pondrá en riesgo tu suministro. Y que no te cuenten milongas: la luz no se puede cortar en el 2º 1ª, pero no en el 2º 2ª. La luz se controla por bloques, por manzanas, por…. Así que no te engañen con campañas confusas y letras pequeñas.

Vale, pero ¿por qué he de cambiar de compañía eléctrica?

¡Buena pregunta! Pues como en nuestro sector no existe un “iContador de Apple”, las compañías se diferencian en precio y en servicio. El precio está claro: tanto cuesta el kWh, tanto pagas. Y en cuanto a servicios ¿Cómo valorarlo? Empecemos por lo más básico: una buena atención, correcta, amable y cercana. Que sea capaz de escuchar más allá de excusas y formalismos. Lecturas correctas, facturas correctas y a tiempo. Soporte en las gestiones que necesites.

Y además: la oportunidad de enviar nuestras propias lecturas de contador. Facturación por meses naturales. 12 meses, 12 facturas. Gestión de varios puntos de suministro de manera sencilla, por si tenemos una segunda casa o nuestro pequeño comercio.

Y responsabilidad social, transparencia real y cercanía; ya puestos a pedir ;)

Quiero cambiar de compañía eléctrica: ¿cómo lo hago?

Para empezar, debemos informarnos de lo que ofrece la compañía que nos interesa y preguntar, preguntar y preguntar hasta que nos quede claro, para elegir con las máximas garantías.

A partir de aquí, cada maestrillo tiene su librillo. En HolaLuz.com creemos mucho en la comunicación on-line: si nos eliges, desde nuestro formulario de alta on-line podrás tramitar el alta de manera sencilla. Pero recuerda: busca, compara, y si encuentras una comercializadora mejor, ¡contrátala! :)

¿Tienes otras dudas? ¿Otros temores? Cuéntanoslos y estaremos encantados de intentar resolverlos.

¿Por qué no hacemos las cosas más sencillas?