Comparativa luz vs gas: ¿Qué me conviene más? (I)

¿No sabes si instalar gas o solo electricidad en tu hogar? ¡Sal de dudas en este artículo! 

Beatles vs Stones, invierno vs verano, margarina vs mantequilla…Si lo pensamos un momento, nuestra vida está llena de duelos, a cuál más difícil. Hay quien tiene clarísimo en qué bando está pero otros, si han de elegir, se sienten como si les hubieran preguntado ¿A quién quieres más, a mamá o a papá? Hoy vamos a echarte un cable con el duelo energético por excelencia: electricidad vs gas, ¡fight!

Calor de hogar: Calefacción eléctrica vs calefacción de gas

Todos tenemos claro que queremos una casa confortable y con una temperatura interior acorde con el tiempo que haga fuera. Aun así, además de un buen funcionamiento, hay otros factores que intervienen en la decisión final entre electricidad y gas, como el ahorro en la factura de la luz, el aprovechamiento de la energía eléctrica generada, o las dimensiones y las características de nuestra vivienda.

Las opciones que ofrece la calefacción eléctrica son:

– Acumuladores nocturnos que almacenan calor generado por energía eléctrica y lo liberan durante el día.

– Suelo radiante, una instalación bajo el suelo que funciona  a baja temperatura.

– Bomba de calor, dispositivo que genera aire caliente.

De estas tres, la del suelo radiante es la opción más económica, puesto que funciona a menos de 30º, gastando menos energía y produciendo un calor más natural.

Ahora bien, si hablamos de ahorro, el gas gana de forma bastante clara. El sistema parte de una caldera que calienta el agua y la hace circular por radiadores distribuidos por la vivienda.

Este proceso consume mucho menos que en el caso de la calefacción eléctrica, pero también hay que tener en cuenta que parte del calor generado no es absorbido al 100% por el agua y otra parte la absorben las paredes del edificio, así que hay considerables pérdidas de energía y esto, aunque no lo parezca, puede equilibrar la balanza respecto a la electricidad en tu factura de la luz.

H2O: Calentador eléctrico vs calentador de gas

Tener agua caliente es uno de esos lujos a los que a menudo no le damos la importancia que merece.

Pero dentro de ese lujo hay otro, el de poder disponer del líquido elemento a la temperatura deseada de forma inmediata y constante. Esa sería la madre de todas las ventajas de los calentadores eléctricos respecto a los de gas.

Pero como suele pasar con toda gran ventaja, hay que pagar un precio por ella y este no es otro que un cierto descontrol en el consumo. El calentador eléctrico detecta de forma automática cuándo debe calentar el agua (aunque no hayas abierto ningún grifo) y esto consume mucha energía, aunque se trata de algo que puedes regular mediante temporizadores y otros aparatos.

La principal ventaja de los calentadores de gas es el precio, más barato que en el caso del agua caliente generada por electricidad.

ACTUALIZACIÓN: desde finales de 2015/principios de 2016, empezamos a ofrecer gas a nuestros clientes de electricidad.

Si quieres, en Holaluz podemos analizar tu caso y ayudarte a saber qué es lo que más te conviene:¡Déjanos tu teléfono y te llamamos!

Hasta aquí el duelo por hoy, en el siguiente capítulo seguiremos con las comparativas. ¡No te lo pierdas!