Todas las respuestas sobre el nuevo Bono Social de la luz

Descubre cómo es la nueva regulación del Bono Social de la luz y si puedes acogerte a este descuento en tu factura de la luz.

bono_social_holaluz_blog

El acceso a la energía es un derecho y, como tal, todos los agentes implicados debemos afrontar el debate sobre qué debemos hacer para que llegue a todos los ciudadanos. El bono social de la luz es una de las medidas más extendidas en todos los países de nuestro entorno en materia redistributiva.

En España se ha modificado numerosas veces hasta llegar a la -de momento- normativa definitiva, aprobada por el Gobierno este 2022 mediante el Real Decreto-ley 6/2022 de 29 de marzo. En este artículo explicamos todo lo que necesitas saber sobre el nuevo bono social de la luz, para que puedas conocer su origen, cómo se financia y si puedes acogerte a él.

Breve historia del bono social de la luz

En España, actualmente casi 4 millones y medio de personas sufren lo que se ha llamado pobreza energética (aunque nosotros creemos que por desgracia la pobreza no tiene «apellidos») y  a más de 650.000 familias se les ha cortado alguna vez el suministro eléctrico por impago, según un estudio de la Fundación Economía y Desarrollo – Ecodes.

Zapatero en 2009 y Rajoy en 2013 dieron pasos para paliar, al menos en la teoría, los efectos de la pobreza energética, aunque las restricciones y la falta de información disponible hicieron que ni siquiera la mitad de las familias a las que la medida iba dirigida se apuntaran.

Mientras tanto, el Tribunal Supremo tumbó el sistema de financiación a petición de las eléctricas que lo ofrecían, las 5 Comercializadoras de Referencia, que pertenecen al Mercado Regulado. Lo consideró discriminatorio para los intereses de estas compañías, ya que tenían que hacer frente a los costes del bono social (unos 200 millones de euros anuales). El Supremo determinó que estos costes deberían ser repartidos de forma objetiva.

¿Cómo es el bono social?

A día de hoy, el bono social es un descuento del 25% sobre el precio de la energía de la tarifa regulada, el PVPC, para determinados consumidores considerados vulnerables. Para acceder al Bono Social se debe cumplir al menos uno de estos requisitos:

  • que la persona titular sea una persona física.
  • que el punto de suministro sobre el que se aplique el descuento sea vivienda habitual.
  • que la tarifa contratada sea PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor).
  • que en los hogares haya contratada una potencia contratada igual o inferior a 10kW.

Hasta ahora, se debía cumplir alguna de las siguientes características para ser considerado consumidor vulnerable:

  • Que el nivel de renta de la Unidad Familiar sea igual o inferior a las cantidades establecidas, existiendo circunstancias especiales.
  • Ser una familia numerosa.
  • Ser pensionista por jubilación o incapacidad permanente.

El criterio principal para acogerse al Bono Social sigue basándose en la renta de la unidad familiar. Para ello, se toma como referencia al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, conocido como IPREM, el índice de referencia en España para la asignación de ayudas y subsidios en función de los ingresos.

Principales cambios del nuevo Bono Social

Con la reciente reforma aparecen cambios significativos:

  • Cambian los beneficiarios del Bono Social pasando de ser la unidad familiar a ser la unidad de convivencia.
  • El indicador de renta para los consumidores vulnerables (1’5 IPREM) se verá aumentado en un 0,3 por cada miembro adicional mayor de edad que conforme la unidad de convivencia y 0,5 por cada menor de edad de la unidad de convivencia.
  • Se considera también consumidor vulnerable a aquellas personas beneficiarias del Ingreso Mínimo Vital.

Se mantiene un segundo grupo de consumidores, los llamados consumidores vulnerables severos. En esta categoría se encuentran los hogares con rentas inferiores al 50% de los umbrales establecidos para los consumidores vulnerables señalados anteriormente.

En este caso, su descuento pasará a ser del 40% de su factura. Además, dentro de este grupo también estarán los consumidores en riesgo de exclusión social, que son aquellos consumidores vulnerables severos que están siendo atendidos por los servicios sociales de los ayuntamientos o comunidades autónomas.

A estos consumidores no se les podrá cortar el suministro eléctrico, como tampoco a aquellos acogidos al Bono Social que dentro de su unidad de convivencia tengan un menor de 16 años a cargo.

¿Cómo se financia el bono social?

Este punto es otro de los principales cambios del nuevo Real decreto-Ley.

El bono social y el coste de la cofinanciación del suministro e impago de los consumidores vulnerables severos será asumido por los sujetos del sector eléctrico que participan en las actividades de la cadena de suministro de energía eléctrica, incluyendo la producción, transporte, distribución y comercialización de energía eléctrica, así como los consumidores directos en mercado.

Sobre el reparto de la financiación, será propuesto anualmente por la CNMC y el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Para el caso de las comercializadoras eléctricas se realizará de forma proporcional a la cuota de clientes a los que suministren energía eléctrica: se definirá un valor unitario expresado en euros por cliente.

Cómo afrontaremos los cambios del bono social en Holaluz

En Holaluz, aunque no ofrecemos el bono social, sí tenemos que hacer frente a su coste en base a los clientes que tenemos. Y puesto que la normativa que así lo establece fue completamente aplicable desde el mes de enero de 2017, hemos tenido que facturar a nuestros clientes todo lo que se había acumulado hasta día de hoy, por cada mes desde entonces y siendo esta cifra mensual a partir de ahora.

ACTUALIZACIÓN: Tal como much@s de vosotr@s nos decís en comentarios y a través de otras vías de comunicación, en el BOE no dice que seáis los clientes los que debáis financiar el bono social, dice que somos las comercializadoras las que debemos hacerlo. Aun así, para las que no tenemos otros ingresos ni ayudas que lo que facturamos a nuestros clientes, esto es un eufemismo, ya que nos obliga a trasladároslo. Nuestro margen comercial, que sirve para pagar nóminas de trabajadores (normales y corrientes), seguirá siendo de aproximadamente un 4% del término de energía en cada factura, ya que el resto va a parar a Distribuidora, Gobierno, etc y el coste añadido del bono social irá a parar quienes tengan contratado dicho bono (que como sabéis nosotros ni siquiera podemos ofrecer por ahora).

Ver tarifas

Puede que hayáis leído en algún lugar que trasladaros este coste no es legal. No podríamos permitirnos hacer algo así, por lo mucho que nos perjudicaría traicionar nuestros principios y porque no tenemos permanencia. Como la mayoría de vosotr@s, también creemos que esta ayuda no debería financiarse a través de la factura de la luz y que existen otras vías más adecuadas para ello, pero lo que hemos hecho está totalmente conforme a la normativa, tal como aclara la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en su informe IPN/CNMC/009/17. Se trata de un coste regulado y por tanto no estamos incumpliendo el contrato, en el que se especifica que los cambios que aplicaremos serán en este tipo de costes, los que cambian por igual en todas las comercializadoras. Consideramos que el criterio elegido por el Gobierno no es justo porque perjudica al cliente doméstico (que contribuirá a la financiación del bono en la misma proporción que por ejemplo una gran industria, ya que se reparte por número de clientes de cada compañía y no por lo que facturan individualmente) pero haremos todo lo que esté en nuestra mano para cambiar esta situación.

ACTUALIZACIÓN 2 (19/04/2018): Todavía no hemos conseguido que este coste se financie por una vía más adecuada y seguimos teniéndolo que incluir en la factura de nuestros clientes, pero acabamos de darles una buena noticia, a través de un comunicado por email: hemos vuelto a calcular la cantidad que debíamos destinar al Bono Social y el resultado ha sido inferior al calculado previamente. Eso quiere decir que a partir de ahora, este concepto pasa de los 0,50€ cargados en cada factura a 0,40€. Devolveremos la diferencia de lo cobrado de más estos meses, de forma retroactiva. No es mucho pero es lo más honesto y consecuente que podemos hacer por ahora, y por supuesto no significa que dejemos de intentar eliminar este coste de nuestra factura.

ACTUALIZACIÓN 3 (21/06/2019): Este año hemos vuelto a actualizar el cálculo de la cantidad que debemos destinar a financiar el Bono Social y tenemos buenas noticias, podemos volver a reducirla. Pasamos de 0,40€ por factura a 0,35€. Como hicimos con el recálculo anterior, devolveremos lo cobrado de más estos meses de forma retroactiva. De nuevo, no es mucho dinero pero es lo más justo para nuestros clientes. Este recálculo se hace en base a la información actualizada que recibimos por parte de CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) y con la que esperamos hacer un cálculo más ajustado de cara al año que viene.

Por supuesto seguiremos informando sobre cómo evoluciona esta medida, sus resultados y los pros y contras de este nuevo sistema. Si tenéis cualquier pregunta sobre el bono social, contad con nosotros para responderla. Como siempre, nuestra intención es trabajar por la transparencia e intentar ofreceros las mejores condiciones posibles, aunque a veces nos lo pongan difícil. Esperamos contar con vuestra comprensión.