Renovar el bono social de la luz ¿Qué debes tener en cuenta?

Últimos cambios en las condiciones para solicitar el bono social, lo que sucede si eres uno de los beneficiarios y tienes que renovarlo y las opciones que tienes ahora.

¿Vas a perder el bono social? PVPC y otras opciones

El bono social es un descuento sobre el precio de la energía de la tarifa eléctrica PVPC, en principio concebido como una ayuda para ciertos colectivos considerados vulnerables. Aun así, antes de los últimos cambios, estar por debajo de cierto nivel de renta no era requisito indispensable para solicitarlo. Resumimos las nuevas condiciones y las opciones que tienes si vas a dejar de percibirlo.

Nuevas condiciones para optar al Bono Social

Inicialmente y hasta hace no tanto, para optar a esta ayuda, se debía cumplir, al menos, uno de estos requisitos: ser familia numerosa, pensionista mayor de 60 años (con la pensión como ingreso unico), formar parte de un hogar en el que todos sus miembros se encontraran en situación de desempleo o , por último, que en dicho hogar hubiera menos de 3 kW de potencia contratada.

Los últimos cambios en la renovación bono social (o de cara a nuevas solicitudes) dejan fuera a los hogares con menos de 3 kW de potencia contratada y aquellos con todos sus miembros en paro, aunque pueden seguir optando a la ayuda si cumplen con alguno de los nuevos requisitos.

Ante todo el punto de partida debe ser éste:

-El titular del contrato de electricidad debe ser una persona física (es decir, empresas y similares no pueden optar a este bono).

-El punto de suministro debe ser la vivienda habitual (excluyendo a muchas segundas residencias con menos de 3 kW que obtenían el bono con las condiciones anteriores).

-Que el titular sea cliente de una comercializadora de referencia (mercado regulado) o en caso de que no sea así, esté dispuesto a cambiar a una de estas compañías de luz, las que pueden ofrecen bono social.

-Que la potencia contratada para el suministro eléctrico sea igual o inferior a 10 kW.

Estas características deben cumplirse en su totalidad. Por lo que respecta a los requisitos de los cuales basta con cumplir uno, son los siguientes:

– Ser pensionista (ahora sin límites de edad e incluyendo incapacidad permanente).

– Ser familia numerosa.

– Cumplir con ciertos límites de renta familiar, en base al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), índice de referencia en España para la asignación de ayudas y subsidios en función de los ingresos.

En base a este índice se establecen dos tipos de descuento: 25% (actualmente y de forma excepcional del 60% hasta el 31 de diciembre de 2022) para consumidores vulnerables y 40% (en este caso se aumenta al 70%) para consumidores vulnerables severos (las rentas más bajas).

En el primer grupo, si se trata de una familia sin menores a cargo, el umbral de ingresos para acceder al bono social será de 1,5 veces el IPREM (798,77 €). Para quienes lo soliciten y tengan un hijo a cargo,1067,20 €, y en caso de tener dos hijos, 1331,28 €. Además, estos límites se incrementarán en 0,5 veces el IPREM si en el domicilio hay víctimas de violencia de género, terrorismo o algún miembro con una discapacidad superior al 33%.

En cuanto al grupo de consumidores vulnerables severos, en él se incluyen hogares con rentas por debajo del 50% de los umbrales establecidos para el primer grupo de consumidores vulnerables.

Para consumidores vulnerables severos el descuento es del 40% en la factura de la luz. Aquí se incluyen también consumidores en riesgo de exclusión social, atendidos por los servicios sociales de ayuntamientos o comunidades autónomas. A estos consumidores no se les puede cortar el suministro eléctrico y está previsto que dispongan de una ayuda adicional.

¿Qué pasa si ya no puedo optar al bono social y no hago nada?

Como decíamos antes, las compañías de luz que ofrecen el bono social son las comercializadoras de referencia, las del mercado regulado, que ofrecen la tarifa PVPC. Esta tarifa sustituyó a la TUR (Tarifa de Último Recurso), la anterior tarifa regulada, en abril de 2014.

Como sucedía entonces, si nunca has cambiado de compañía es posible que tengas PVPC. Y si disfrutabas del bono social pero dejas de poder percibirlo por no cumplir con los requisitos actuales (por ejemplo, si lo percibías en tu segunda residencia o residencia habitual solo por tener menos de 3 kW de potencia contratada pero no cumples con alguno de los requisitos actuales), si no haces nada, la compañía pasará a facturarte con tarifa PVPC sin descuento.

La tarifa PVPC (Precio Voluntario al pequeño Consumidor)

El PVPC es la tarifa regulada que sustituyó a la TUR (Tarifa de Último Recurso) en abril de 2014. Hasta entonces en Holaluz (aunque pertenecemos al mercado libre), igualábamos el precio de la TUR, el precio fijo más competitivo por aquel entonces.

El PVPC se caracteriza por tener un precio de energía (consumo) que varía cada hora, ya que es el precio de la electricidad en el mercado mayorista. Esto significa que el consumo se calcula con un precio diferente cada mes, que unas veces es más barato que el de Holaluz u otras compañías con precios fijos y otras veces más caro. Esto se traduce en que, cuando en las noticias dicen que sube la luz (o que baja) a nuestros clientes no les afecta en absoluto, solo repercute en la factura de electricidad de quienes tienen tarifa PVPC, para bien o para mal. Si prefieres tener la posibilidad de que algún mes el precio de la luz sea algo más barato en lugar de conocer el precio que pagarás cada mes antes de que llegue la factura, esta es tu tarifa.

Aun así, hay una parte de la factura que siempre será más cara con PVPC: el precio de potencia. Se trata de un precio fijo en todas las tarifas y todas las compañías, pero mientras en Holaluz y en otras se trata del precio fijado por el BOE, las compañías que ofrecen PVPC añaden aquí parte de su margen comercial. Además, esas compañías reclamaron que dicho margen se había calculado mal y sugerían un recálculo a la alza, que fue aprobado por el Tribunal Supremo y el cual, además, se refacturó la diferencia supuestamente mal cobrada desde abril de 2014 (a los usuarios de esa tarifa desde esas fechas).

En resumen, el PVPC supone un ahorro potencial en consumo y un sobrecoste fijo en potencia, consumas lo que consumas. A partir de ahí, como siempre decimos, las tarifas no son ni mejores ni peores, sino diferentes. La elección es tuya.

Otras opciones para ahorrar luz

Con el PVPC puedes beneficiarte de un precio más bajo cuando el precio en el mercado mayorista sea inferior al de otras tarifas. Aun así, si prefieres algo más estable, puedes optar por un precio fijo, el de las tarifas que ofrecen las comercializadoras de mercado libre, como Holaluz.

Nuestro precio de energía se mantiene fijo, sin verse afectado por las subidas (solo lo modificaremos si cambian por ley partes reguladas de la factura eléctrica que debamos cambiar todas las compañías o en caso de que el contexto de precios nos obligue a ello).

Recuerda que siempre que quieras podrás consultar nuestras tarifas actualizadas en nuestra web. Ver precios

Esto quiere decir que efectivamente, habrá meses en los que habremos sido más caros que el precio de energía del PVPC, pero preferimos ofrecer la estabilidad de un precio fijo. Por otro lado, el precio de potencia del PVPC está por encima del fijado por el BOE (el que tenemos nosotros). Las empresas que tienen esta tarifa añaden aquí su margen comercial, que además se recalculó a la alza hace poco, refacturando la diferencia de forma retroactiva desde abril de 2016.

En nuestro caso, dejando al margen el bono social, sus requisitos y el PVPC y sus cambios, seguimos prefiriendo mirar la foto general y trabajar por cambiar el modelo energético mediante La Revolución de los Tejados, nuestra apuesta en firme para reducir el precio de la luz para todo el mundo y para siempre, además de nuestra mejor arma para ayudar a luchar contra la crisis climática.

Como siempre, lo más positivo es que, aunque te hayas quedado sin el bono social, tienes varias opciones entre las que elegir. El truco está en informarte bien y dar con aquella que más y mejor te ayude a ahorrar :)